LA BONDAD SIN VERDAD, NO ES REALMENTE BONDAD

Algunos de nosotros creemos que la bondad es la virtud más importante, la que debe ser ejercida por encima de todas las demás. Pero si nuestra interpretación de la bondad no incluye la condición de la verdad, ¿puede ser de alguna utilidad o significado para la otra persona?

 La amabilidad egoísta nos permite obtener una impresión o reacción deseada de alguien, complaciéndonos con lo que les agrada o consuela y nos permite evitar tener que manejar cualquier desprecio.

Ninguna persona ha logrado una superación personal apoyándose en un soporte hecho de falsedades.

e

© Wikimedia Commons
« Verdad » (1896). Olin Warner (completado por Herbert Adams).

 Aletheia, diosa griega de la verdad. Más precisamente, se entiende que la palabra griega ἀλήθεια significa descubrimiento, desocultamiento. Ella sostiene un espejo, que simboliza la autorreflexión, y una serpiente, que representa la sabiduría. El espejo y la serpiente juntos tradicionalmente se asocian con la Prudencia. Aristóteles la definió así: «es una cualidad racional que alcanza la verdad, preocupada por la acción en relación a las cosas que son buenas y malas para los seres humanos». (Aristóteles, Ética a Nicómaco, 1140b.1).

 

La arbitrariedad administrativa

La mayor parte de los rasgos identificativos que percibimos como “nuestros” y que usamos para describir “lo nuestro” no han sido elegidos por ninguno de “nosotros”, sino consecuentemente inculcados mediante el aparato educativo del que se sirven los “administradores de nuestra identidad”, en un perfecto proceso de adiestramiento y doma.

Cuando el adiestramiento identitario tiene lugar desde la firme voluntad de quienes ostentan el poder por perpetuar sus estructuras de privilegio o desde el diseño arbitrario de una supuesta sociedad perfecta o una historia inexistente, nos encontramos ante el ejercicio perfecto de domesticación de las masas, siervas de una sociabilidad abstracta y en absoluto “natural”.

En realidad, no estamos hablando de procesos de socialización, hablamos de procesos de socialismo. Procesos en los que mediante la progresiva eliminación de derechos individuales en favor de privilegios para los clientes de los “administradores” y la persecución de la excelencia mediante la gravación fiscal del éxito productivo conducen inexorablemente al empobrecimiento moral de todos.

Bajo la máscara de la “protección” del clima, los animales, los consumidores, los trabajadores, los homosexuales o cualquier otra minoría que haya logrado el sello de “víctima” y con el folletín de unos supuestos “derechos humanos” en la mano, los diseñadores unicorniales, esa élite criptofascista que nos gobierna, ha logrado cuotas insospechadas de poder. Especialmente en las escuelas.

Estamos asistiendo a la pérdida de rendimiento y creatividad. El esfuerzo y la excelencia ya no son requisitos para el éxito escolar. La universidad ya no es el vivero de ideas nuevas que fue en su día (Trivium y Quadrivium), sino el “safe space” desde el que se postulan y defienden las doctrinas de las élites, censurando sin decoro todo lo que suene a disidencia.

Adiestrados para gustar y buscar el aplauso haciendo aquello que no nos es natural.

Y es por eso que ahora se ofrece a la sociedad prostitutas robots, es lo que se desprende de una noticia sobre una ciudad de EE.UU., Houston. Se trata de muñecas semejantes a los seres humanos, capaces de hablar y que se sienten cálidas al tacto, y están disponibles a la venta o renta.

lq

 

La compañía canadiense KinkySdollS anunció a través de su página de Facebook sus planes de abrir un “burdel de muñecas del amor” en Houston. La empresa abrió un sitio similar en Toronto en 2017.

https://es.sott.net/article/62593-Autoridades-en-Houston-se-oponen-al-burdel-de-robots

La sociedad es así, los poderes militares, financieros y religiosos están ahí. Repasemos un poquito a la OTAN.

Durante la mayor parte de su historia, la OTAN ha incluido a todas las principales potencias imperialistas excepto a Japón y Australia. Los miembros han sido Estados Unidos, Francia, Bretaña, Italia y Canadá desde 1949 en adelante, y Alemania desde 1955, cuando era Alemania Occidental. Estos seis, más Japón conforman los países del G7 que actualmente establecen reglas económicas para el mundo.

Los principales poderes de la OTAN son los países imperialistas porque sus clases gobernantes corporativas y financieras, principalmente a través de sus bancos, controlan la mayor parte de la riqueza mundial. El capital bajo su control se usa para explotar la mano de obra y extraer recursos en todo el mundo.

Los principales países de la OTAN ahora poseen tecnologías de vanguardia, controlan los medios de comunicación, fabrican armas poderosas y son los más fuertemente armados. Venden armas al mundo, pero guardan las armas más avanzadas para ellos.

Durante la primera mitad del siglo 20, estos estados depredadores pugnaron por mercados, colonias y materias primas. En su rivalidad, lanzaron dos guerras mundiales que juntas mataron de 100 a 200 millones de personas, en su mayoría trabajadoras/es, campesinas/os y otras/os jornaleros.

Después de que terminó la Segunda Guerra Mundial, la clase de saqueadores y ladrones que gobernaba a esos países vio que, mientras luchaban entre sí, un tercio de la humanidad se había liberado de su control.

https://www.workers.org/2018/07/25/breve-historia-de-la-otan/

Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga.

– Denis Diderot

 

En este escaparate mundial vemos como día a día EE.UU. pierde hegemonía frente a China.

No se trata de “cambiar de dueño”, como algunos malinterpretan de forma sibilina, sobre todo desde algunos sectores de “la izquierda”. China no exige sumisión política ni impone “reformas” económicas a sus socios, al contrario que Estados Unidos que impone por la fuerza su modelo neoliberal para saquear los recursos y anular la soberanía de sus subordinados. Por eso en África, donde China gana cada día más terreno frente a Occidente, los ciudadanos de ese continente aprueban la presencia china por considerarla positiva para su desarrollo, al mismo tiempo que rechazan cada vez más la presencia estadounidense (y europea). Se trata, por lo tanto, de que la Unión Europea ejerza su soberanía (la misma soberanía que las instituciones europeas niegan a sus Estados miembros, por cierto) y pueda en consecuencia tomar las decisiones políticas y estratégicas que más convengan a los intereses de los europeos en cada momento.

Sin dominar y someter a Europa a sus intereses, Estados Unidos perdería su hegemonía mundial de forma definitiva y casi inmediata, aunque causaría todo el daño posible para impedirlo. Sin estrechar sus lazos con Rusia y China, Europa no resistirá la guerra comercial y tendrá que arrodillarse nuevamente ante Estados Unidos.

La “Globalización” y el “libre mercado” eran una buena idea (hasta el punto de imponerla por la fuerza al resto del mundo) siempre que fueran las grandes corporaciones occidentales las que dominaran los mercados. Pero cuando surge un competidor como China que, utilizando las mismas reglas del juego capitalista, pone en riesgo esa hegemonía económica occidental, entonces se rompen las reglas y se inicia una guerra asimétrica contra sus competidores/enemigos.

https://adolfoferrera.wordpress.com/2018/05/22/el-dilema-europeo-pivotar-hacia-eurasia-o-arrodillarse-ante-trump/

En cuanto al poder financiero podemos decir que es un fascismo financiero.

“Un sistema que, cuando no tiene problemas, excluye de una vida digna a la mitad del planeta y que soluciona los que tiene amenazando a la otra mitad, funciona sin duda perfectamente, grandiosamente, con recursos y fuerzas sin precedentes, pero se parece más a un virus que a una sociedad. Puede preocuparnos que el virus tenga problemas para reproducirse o podemos pensar, más bien, que el virus es precisamente nuestro problema. El problema no es la crisis del capitalismo, no, sino el capitalismo mismo. Y el problema es que esta crisis reveladora, potencialmente aprovechable para la emancipación, alcanza a una población sin conciencia y a una izquierda sin una alternativa elaborada”.

Santiago Alba Rico

 

La conclusión lógica de cara a las vías de acción política de las clases populares es contundente: si el sistema es irreformable por la vía legal-institucional, la insistencia en esta vía por parte de las llamadas fuerzas del cambio y los movimientos sociales reformistas sólo puede producir desánimo y frustración ante la impotencia de realizar transformaciones de calado respetando las reglas del juego.

El gobierno estadounidense suspendió la convertibilidad entre el dólar y el oro, dinamitando el mecanismo regulador del comercio y las finanzas internacionales surgido de la Segunda Guerra Mundial.

En el corazón de la economía política global está el sistema de la banca central independiente de los gobiernos. Y el control de la banca central global representa sin duda uno de los ejes de la geopolítica imperial.

¿Por qué cuando la FED pone dinero nuevo en el mercado lo hace contra deuda pública en manos de la banca privada con intereses que asume el estado?, ¿existe alguna justificación “técnica” de tan depurado y clamoroso latrocinio? El reputado economista James Galbraith nos lo aclara: “¿Podría el Tesoro ahorrarse este galimatías y pagar sus cuentas sin la existencia de los bonos? Económicamente, claro. ¿Por qué no lo hace? La respuesta es simple: al hacerlo revelaría que la “deuda pública” es una farsa.

Los bancos crean dinero para el principal del crédito pero no para los intereses. Éstos se tienen que pagar con más créditos a interés compuesto y más extracción de riqueza real, lo que convierte la espiral de la deuda y la sobreexplotación laboral en las conditio sine qua non de la actual fase parasitaria de la acumulación de capital –no hay crecimiento sin deuda creciente- y, a la vez, en su límite principal. Tal configuración agudiza la fractura social entre los que disfrutan de rentas financieras, y los que están condenados a sufragarlas mediante los menguantes ingresos salariales.

Imagínate comprar un seguro contra incendios para la casa de tu vecino para luego hacer todo lo posible para prenderle fuego y quedarte con la pasta. Si sustituimos la casa del vecino por la deuda pública griega o española, eso fue precisamente lo que ocurrió en la crisis de la deuda pública que provocó la implementación de la agenda dura neoliberal de reformas estructurales y recortes sociales que describimos anteriormente. Los bancos españoles, rescatados con dinero público, especulaban comprando CDS de deuda soberana que hacían subir la prima de riesgo y ocasionaban enormes pagos de intereses al erario público, apostando a favor de la quiebra de su propio país.

https://trampantojosyembelecos.wordpress.com/2018/07/09/el-fascismo-financiero-y-la-irreformabilidad-del-sistema/

https://www.alainet.org/es/articulo/194037

Y en la actualidad parece que Europa intenta separarse de EE.UU. para no ser arrastrada por el desbancamiento de China a EE.UU. Y para ello está pensando en crear su propio ejército.

El político derechista Jean-Claude Junker ya definió y enumeró para qué debía servir ese ejército “europeo”:

“Éste ejército permitiría a la UE conformar una política exterior y una política de seguridad comunes, y compartir las responsabilidades de Europa ante los sucesos en el mundo… Permitiría a la UE reaccionar ante las amenazas contra los países miembros de la Unión y estados vecinos”.

La creación de un ejército europeo unificado (y una policía europea unificada) es algo muy peligroso para los pueblos que se encuentran en la UE. Si se formase tal ejército de mercenarios, se podría utilizar contra todos los que no quieran fronteras abiertas y la destrucción de las naciones políticas europeas, además de hostigar contra Rusia y China, obviamente. Dejando de lado el teatro de Trump y la OTAN, lo cierto es que con un sólo estado europeo y un sólo ejército, EE.UU no perdería influencia en Europa, al contrario: ganaría control total sobre la UE y tendría más carne de cañón para sus guerras imperialistas.

El peligroso discurso de Pedro Sánchez a favor de un “ejército europeo”, un ejército contra su propio pueblo

Manuel Medina
Canarias Semanal

Podría decirse que en realidad la única guerra que existe es la de la Plutocracia contra el pueblo. El pueblo de los países pobres se mata trabajando para financiar el desarrollo de los países ricos. El Sur financia al Norte, y especialmente a las clases dominantes de los países del Norte. El medio de dominación más poderoso es actualmente la deuda. El medio de dominación más poderoso es actualmente el servicio de la deuda. Los flujos de capitales Sur-Norte tienen excedentes en relación a los flujos Norte-Sur. Los llamados países “pobres” pagan anualmente a las clases dirigentes de los países ricos mucho más dinero del que reciben de ellas, ya sea como inversiones, préstamos, ayuda humanitaria o la llamada ayuda al “desarrollo”. El servicio de la deuda mantiene a los pueblos en la esclavitud y saquea sus recursos.

La prosperidad de los fondos buitre ilustra de manera caricaturesca el poder de la plutocracia. La acumulación de las mayores riquezas en manos de unos pocos, y por consiguiente la desigualdad que deriva, es posible gracias a la eliminación de la normativa estatal, la abolición del control a los bancos, la institución de monopolios privados, la proliferación de paraísos fiscales, etc. Dicha desigualdad conduce inexorablemente a la destrucción de la relación de confianza entre los ciudadanos y sus dirigentes. Cuando los Estados se debilitan y los oligarcas sin fe ni ley gobiernan el planeta, cuando un orden criminal sustituye al Estado de derecho, ¿Quién podría tener todavía la pretensión de proteger el bien público y el interés general?

Como escribe el sociólogo alemán Jürgen Habermas: “El desalojo de la política por el mercado se traduce en el hecho de que el Estado nacional pierde progresivamente su capacidad de recaudar impuestos, estimular el crecimiento y garantizar mediante esas medidas las bases esenciales de su legitimidad, no obstante esa pérdida no está compensada por ningún equivalente funcional […]. Enfrentados al riesgo de ver fugarse los capitales, los gobiernos nacionales se comprometen en una carrera loca hacia la desregulación para la disminución de costes, de donde resultan beneficios obscenos y diferencias inéditas entre los salarios, el crecimiento del desempleo y la marginación social de una población pobre siempre en aumento. A medida que las condiciones sociales de una amplia participación política son destruidas, las decisiones democráticas, aun adaptadas de un modo formalmente correcto, pierden su credibilidad”.

Fuente: Entre les lignes entre les mots

 

La realidad es que se nos debería educar para ser felices no para conseguir un empleo. Conseguir un empleo debería estar asociado a ser feliz. Por eso es que vivimos en sociedades como esta, muy silvestre (y no lo pueden ver): comer, dormir, hacer caca, reproducirse….play repeat.

Ojalá que de niños nos enseñaran a luchar por ideales y no por calificaciones. Así de adultos trabajaríamos por sueños y no por salarios.

En cuanto al poder religioso, sólo definir “religión”.

La religión es un código moral que se expresa mediante leyendas, mitos o cualquier artefacto literario con el fin de establecer un sistema de creencias, valores y normas con las que regular una sociedad o cultura.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s