SINGULARIDADES DE LA MENTE COMODIDAD COGNITIVA

k

“Los hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente.” – Franklin D. Roosevelt 

La  mente es sin duda maravillosa, pero muy traicionera. El ser humano no es plenamente consciente de todos los sesgos cognitivos a los que recurre su intelecto para lidiar, día tras días, con la multitud de estímulos a los que está sometido. Se trata de atajos que, por un lado, facilitan y agilizan la capacidad de procesamiento a fin de ofrecer respuestas eficaces en tiempos reducidos y, por otro, liberan la mente de cómputos innecesarios para así evitar una sobrecarga excesiva de ésta.

El valor que le damos a los prejuicios y las creencias preconcebidas está fundamentado en la optimización de recursos y decisiones eficientes. Máxima productividad en base a conseguir reacciones efectivas al menor gasto energético posible. Se trata de meros mecanismos inconscientes automatizados del cerebro primitivo a fin de incrementar las expectativas de supervivencia, como que el miedo innato a las alturas o a la arañas. No le interesan ni las interacciones sociales ni la Física Teórica, simplemente la preservación del individuo a corto plazo. Un ejercicio lúcido de atención y examen a la propia mente es necesario si no queremos vivir eternamente sometidos a ella.

El concepto de  comodidad cognitiva o cognitive ease se cimienta en esta premisa. El sistema autónomo de nuestro raciocinio se maneja bien con los estímulos recurrentes y cotidianos, sin sobresaltos. Ha aprendido a lidiar con ellos de forma impecable. Las rutinas son su destreza y el control del entorno su Leitmotiv. Su estabilidad se traduce en  sentimientos de tranquilidad y entusiasmo que se propagan hasta la conciencia. Sin embargo, susinputs y modelos sesgados generan respuestas muchas veces equivocadas a procedimientos complejos no repetitivos, situaciones complicadas que necesitan de un procesamiento diferente, dando paso a los procesos conscientes de la mente humana.

Sistema autónomo y sistema voluntarioso

Para comprender la forma en la que  opera el sistema autónomo que forma parte de nuestra mente, basta con observar la foto de debajo:

j

Nada más verlo, adivinamos que se trata de un perrito que está sonriendo y por tanto, contento. Incluso somos capaces de extender su comportamiento a un futuro cercano para así poder anticiparnos a él. Una premonición brota espontánea en nuestra mente sin esfuerzo alguno. Seguramente se ponga  a mover el rabo de felicidad saltando a dos patas hacia nosotros, a lamernos o a intentar jugar con cualquier objeto, pero en ningún caso nos morderá. Un desenlace bastante factible que se estima de forma intuitiva prácticamente al instante. El pensamiento ágil trabajando en segundo plano.

Centrémonos ahora en el siguiente ejercicio:

23 x 37

Identificamos de inmediato que se trata de un problema matemático, fácilmente resoluble si nos tomáramos la molestia en hacerlo. Intuimos un rango impreciso que no contempla ni el 145 ni el 21.367, y cuyo resultado podría ser perfectamente 741, sin tener certeza plena. Una solución precisa no se ha revelado aun espontáneamente en la consciencia como anteriormente, y además, nos debatimos entre solucionarlo o no hacerlo. En este preciso instante, estamos experimentado cómo el sistema voluntarioso ha tomado el control dando paso al pensamiento lento.

Éste se ha manifestado a través  de un proceso secuencial. Al intentar resolverla, en primer lugar, hemos tratado de encontrar en nuestra memoria el programa cognitivo instruido que nos permite multiplicar. Una vez activo en el intelecto, tanto el cuerpo –músculos tensos, tensión y ritmo cardiaco acelerados- como la mente –concentración y atención focalizada- trabajan conjuntamente  en pos de hallar la solución correcta. Este procesamiento ha resultado ser una molestia y nos ha generado un estrés, indicadores típicos  del sistema voluntarioso en plena ejecución, cuyas características principales son el esfuerzo, la deliberación y el orden metódico.

Características de ambos sistemas

Los dos sistemas se pueden definir  de la siguiente manera:

  • Autónomo: Opera ágil e inconscientemente, sin prácticamente gasto energético, ni sentido de voluntariedad.
  • Voluntarioso: Focaliza la atención, genera un esfuerzo tanto físico como mental para resolver expectativas relacionadas con dilemas, mediación o pura concentración.

El sistema autónomo es capaz de generar patrones complejos y abstractos de ideas. Los traduce en impresiones, prejuicios y  sensaciones que provee de forma continuada al sistema voluntarioso a fin de engendrar creencias explícitas y permitir así realizar elecciones meditadas.

El primero de los dos realiza las acciones de manera completamente involuntaria. No podemos apagarlo, pero sí abstraernos de él de forma consciente. Totalmente  a su merced, somos incapaces de refrenar sus ansias de conocimiento y entendimiento, como por ejemplo, interpretar una frase, categorizar un sabor, orientar un sonido, solucionar de forma automática  3 + 3 =? o pensar en  Madrid como capital de España. Hemos nacido con el  poder de interpretar y percibir nuestro entorno sin prácticamente esfuerzo alguno como mecanismo de supervivencia.

Por contra, el segundo es lento, molesto y menos eficiente. Situaciones del tipo cálculos complejos, buscar un distintivo entre una multitud, darle el número de móvil a un individuo, aparcar en un sitio estrecho o rellenar un formulario requieren de una concentración que acapara la capacidad procesamiento pleno de la  mente para  poder ser ejecutadas correctamente, y por ello, quita protagonismo a su compinche. Debido a ello, una atención desmedida puede cegarnos casi por completo, una tarea demasiado absorbente es capaz de anular la percepción de estímulos a los que normalmente estaríamos atentos, incluso alterar nuestro humor a un estado de irritabilidad. Como en este vídeo que requiere de plena concentración:

https://www.youtube.com/watch?v=oSQJP40PcGI

Comodidad cognitiva

El concepto de comodidad cognitiva –cognitive ease– se fundamenta en la premisa de que mientras solamente esté el sistema autónomo activo las cosas están yendo bien, y como tal, nos sentimos relajados y confiados. Sin embargo, al aparecer en escena su homólogo consciente, se traduce como una complicación que hay que solventar, provocando un estrés en el organismo causante de un comportamiento desconfiado y vigilante. Por lo tanto, la calma y el buen humor nos vuelven más crédulos y  susceptibles de influencias externas.

ñ

Causas y consecuencias de la comodidad cognitiva

Como se puede observar en la figura anterior, el cerebro  asocia ciertos patrones de estímulo como la iteración, la claridad, la coherencia y las situaciones agradables (el buen humor es causa y efecto al mismo tiempo, se retroalimenta) a un estado de sosiego y tranquilidad tanto mental como físico, para el cual  la  información que se recibe se interpreta como familiar, veraz y positiva. Somos más intuitivos y más creativos en equilibrio; no obstante, mucho más superficiales, confiados y manipulables.

Manipulación de la mente

Se conoce sobradamente que en un estado de comodidad cognitiva el ser humano es más influenciable, una puerta abierta  a la sala de mando de sus valores y creencias. Un mensaje claro, conciso y atractivo para los sentidos, repetitivo y primado (la exposición a un estímulo influye en la respuesta de los subsiguientes: ¡Me hice sonreír a mí mismo y ya me siento mejor!) será procesado por nuestro sistema autónomo y etiquetado como positivo. Nos resultará familiar y veraz de forma inconsciente.

Ilusión de recuerdo

Las palabras funcionan como disparadores para la mente. El término ilusión desencadena la aparición de imágenes mentales que realmente son espejismos visuales conocidos por nosotros almacenados en nuestra memoria. Al leer el nombre Manuel Ceballos –inventado-, al encontrártelo de nuevo hoy mismo escrito o pronunciado en algún otro lugar, seguramente te acuerdes que lo has leído en este artículo. Sin embargo, si al cabo de unos días te presentan una lista de nombres llena de famosos y otros que no lo son, al visualizarlo de nuevo es bastante probable que lo identifiques entre los del primer grupo. ¿Por qué?

Larry jacoby, psicólogo cognitivo, fue el primero que demostró este engaño en su artículo “Becoming Famous Overnight”. Argumenta que la experiencia de familiaridad infiere una sensación poderosa de “algo pasado” que parece indicar que se trata de un reflejo directo de una experiencia anterior. Esta cualidad de “algo pasado” es mera ilusión. El nombre de Manuel Ceballos nos parecerá más familiar simplemente por el hecho de que la mente lo reconoce más claramente que los demás desconocidos al haber estado expuesto a él anteriormente y, por lo tanto, le agregaremos el contexto al que está sujeto en ese momento.

Ilusión de veracidad

Como mecanismo arcaico de supervivencia, cualquier estímulo que permita al sistema asociativo funcionar de manera fluida se interpretará como positivo generando creencias sesgadas,  así como ilusiones predecibles. La repetición de un mensaje claro y conciso resulta un proceso seguro como inductor  de falsedades en la  mente de los individuos. La exposición constante genera confianza. La mente humana no es capaz de diferenciar de forma acertada la familiaridad de la verdad, característica bien conocida por los expertos en manipulación y propaganda. Simplemente nos hace interiorizar que las cosas familiares tienen visos de ser verdaderas.

Incluso una idea, frase o un eslogan ni siquiera tiene que estar completo al repetirlo para que produzca atracción. La familiaridad respecto a una parte del mensaje basta para que se tome el mensaje completo como verdadero. Se aduce que el efecto de la repetición sobre el sentimiento de simpatía y confianza es un hecho meramente biológico, que se extiende a todos los animales.  Los estímulos novedosos deben de ser analizados con cautela y cierto temor y, por contra, los antiguos ya sea han incorporado en la caché humana y por lo tanto, son positivos e inofensivos. La ilusión de veracidad es incapaz de anular el conocimiento previamente adquirido, los hechos verídicos fehacientes; sin embargo, induce a un estado de confusión y posible manipulación en caso de incertidumbre.

“We must be inclined to believe it because it has been repeated so often, but let’s think it through again.”

Traducción: “Debemos inclinarnos a creerlo porque ha sido repetido con tanta frecuencia, pero pensemos otra vez”.

Fuente: https://visioncritica.com/2018/05/03/singularidad-mente-comodidad-cognitiva/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s