El guayacán

Resultado de imagen de El guayacán

Andaba en busca de agua una muchacha del pueblo de los nivakle, cuando se
encontró con un árbol fornido, Nasuk, el guayacán, y se sintió llamada. Se abrazó a
su firme tronco, apretándose con todo el cuerpo, y clavó sus uñas en la corteza. El
árbol sangró. Al despedirse, ella dijo:
—¡Cómo quisiera, Nasuk, que fueras hombre!
Y el guayacán se hizo hombre y fue a buscarla. Cuando la encontró, le mostró
la espalda arañada y se tendió a su lado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s