El lucero

Memoria del fuego I
Los nacimientos
Eduardo Galeano

Resultado de imagen de El lucero

La luna, madre encorvada, pidió a su hijo:
—No sé dónde anda tu padre. Llévale noticias de mí.
Partió el hijo en busca del más intenso de los fuegos.
No lo encontró en el mediodía, donde el sol bebe su vino y baila con sus
mujeres al son de los atabales. Lo buscó en los horizontes y en la región de los
muertos. En ninguna de sus cuatro casas estaba el sol de los pueblos tarascos.
El lucero continúa persiguiendo a su padre por el cielo. Siempre llega
demasiado temprano o demasiado tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s