PARA SALVAR AL CAPITALISMO CONSUME ATONTADAMENTE

Ñ

 Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga.

– Denis Diderot

Que bella sonrisa aparece en la foto que encabeza esta entrada. La foto en sí refleja el bombardeo de publicidad al que somos sometidos en cuanto tenemos uso de razón. A continuación una empresaria rusa nos vaticina en que podemos convertirnos.

“El motor del desarrollo moderno son la ignorancia y el oscurantismo”, lamenta la analista y empresaria rusa, Tatiana Voyevódina.

Según Tatiana, la humanidad llegó al máximo de su capacidad científica y tecnológica en los años 60, después de lo cual no ha ocurrido nada radical en los ámbitos científico y tecnológico.

Fue en aquel momento cuando la humanidad progresista se enfrentó a una nueva realidad una vez las necesidades básicas de la gran mayoría de los habitantes fueron satisfechas, revela la autora en su nuevo artículo publicado en el portal Sdelanounih.

El capitalismo, según Voyevódina, ya no satisfacía nuevas necesidades, sino que las creaba para luego satisfacerlas “triunfalmente”.

Entonces, nació el marketing y su objetivo de crear “falsas necesidades” y hacer “que lo innecesario pareciera necesario” con el fin de venderlo.

Actualmente, “estamos ante el proceso de creación mundial de un consumidor ideal, totalmente desprovisto de la conciencia racional y el conocimiento científico sobre el mundo”, denuncia la autora del artículo agregando que el papel principal en este proceso es desempeñado por la televisión y otros medios de comunicación de masas, que intentan simplificar al máximo los contenidos para ‘criar’ a un consumidor perfecto para el negocio.

Lo que ocurrirá en el futuro es difícil de predecir. “El capitalismo moderno, toda la civilización occidental moderna, no mira hacia adelante: solo le importa la expansión actual”, que se logra a través del “atontamiento total de la población”, asevera la experta.

I

Quisiera hacer hincapié en el poder de la comunidad, en su poder real. Para ello os contaré un pequeño relato de una tribu africana.

Hay una tribu africana que tiene una hermosa costumbre.
Cuando alguien hace algo que consideran incorrecto, ellos llevan a la persona al centro de la aldea y toda la tribu viene y lo rodea. Durante dos días, ellos le dicen todas las cosas buenas que él ya ha hecho.
Se dice que esta gente piensa que todo ser humano viene al mundo como un ser bueno. Cada uno de nosotros, deseando seguridad, amor, paz y felicidad, pero a veces, en la busca de esas cosas, las personas cometemos errores.
La comunidad ve aquellos errores como un grito de ayuda.
La tribu se reúne para reconectarlo recordándole quien es realmente, hasta que él recuerde su verdad, de la cual se había desconectado temporalmente: “Yo soy bueno”.

Sawabona es un saludo usado en África del Sur y quiere decir: “Yo te respeto y te valoro. Eres importante para mí.”

A esta frase, las personas responden Shikoba que significa: “Entonces, yo existo para ti.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s