¿ARTÍCULO 155? MEJOR EL 116

j

Antonio García-Trevijano Forte es un jurista, abogado, político, crítico de arte y pensador republicano español, destacado por su activismo contra la dictadura franquista. Según éste, no solo el gobierno, sino todo el tribunal constitucional, todos los abogados del estado, todos los partidos políticos, todos los tertulianos y expertos periodistas en el tema del procés catalá, son unos ineptos.

https://www.youtube.com/watch?v=ZFyTCsAJs3g

Yo también quiero una república

con separación de poderes

con proceso constituyente

con sistema representativo

con auditoría de la deuda

con creación de cajas de ahorros

con monedas locales

con limitación para las multinacionales

con protección de las pequeñas y medianas empresas

con legislación preferente para  los autónomos

con libertad de educación

con agricultura y ganadería regenerativas

con multas para la agricultura y alimentación tóxicas

con penas de cárcel largas contra el abuso infantil

con soberanía sobre nuestros cielos

con control de los vuelos extraños

….

Pero ni Soros, ni Omnium Cultural ni Israel ni la Otan

quieren nada de eso.

 

Son traidores consumados del pueblo a las órdenes de los amos del dinero. La solución que finalmente nos venderán será hacerse cargo de toda la deuda de Cataluña (así queda lavado el dinero robado en cuanto a lo que les toca a los catalanes), mostrando así una imagen de buena mamá con su hijo tontito, vendiéndonos el olvido de la corrupción del propio gobierno, que en definitiva está compinchado con la corrupción del gobierno catalán. Que no se olvide, que los únicos agraviados somos el pueblo. Ellos son los traidores intermediarios de los amos del dinero.

https://vrilecologico.wordpress.com/2017/10/27/traicion-al-pueblo-espanol/

https://vrilecologico.wordpress.com/2017/10/27/enfrentando-al-pueblo/

https://vrilecologico.wordpress.com/2017/10/27/las-diez-mentiras-sobre-espana-del-independentismo-catalan/

https://vrilecologico.wordpress.com/2017/10/26/cataluna-la-puerta-del-mal/

 

 La Constitución española de 1978.

Título V. De las relaciones entre el Gobierno y las Cortes Generales

Artículo 116

  1. Una ley orgánica regulará los estados de alarma, de excepción y de sitio, y las competencias y limitaciones correspondientes.
  2. El estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros por un plazo máximo de quince días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo. El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración.
  3. El estado de excepción será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros, previa autorización del Congreso de los Diputados. La autorización y proclamación del estado de excepción deberá determinar expresamente los efectos del mismo, el ámbito territorial a que se extiende y su duración, que no podrá exceder de treinta días, prorrogables por otro plazo igual, con los mismos requisitos.
  4. El estado de sitio será declarado por la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados, a propuesta exclusiva del Gobierno. El Congreso determinará su ámbito territorial, duración y condiciones.
  5. No podrá procederse a la disolución del Congreso mientras estén declarados algunos de los estados comprendidos en el presente artículo, quedando automáticamente convocadas las Cámaras si no estuvieren en período de sesiones. Su funcionamiento, así como el de los demás poderes constitucionales del Estado, no podrán interrumpirse durante la vigencia de estos estados.
    Disuelto el Congreso o expirado su mandato, si se produjere alguna de las situaciones que dan lugar a cualquiera de dichos estados, las competencias del Congreso serán asumidas por su Diputación Permanente.
  6. La declaración de los estados de alarma, de excepción y de sitio no modificarán el principio de responsabilidad del Gobierno y de sus agentes reconocidos en la Constitución y en las leyes.

 

La Constitución española de 1978.

Título VIII. De la Organización Territorial del Estado

Capítulo tercero. De las Comunidades Autónomas

Artículo 155

  1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.
  2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s