LAS MATEMÁTICAS Y LA LECHE

u

Conversando con unos amigos sobre la alimentación vegetariana surgió el tema de la leche, y del queso, la mantequilla y demás derivados de origen animal.

Dado que la persona que sigue una alimentación vegetariana se va convirtiendo poco a poco en alguien muy exigente con la calidad de todos los alimentos que ingiere, surgió una reflexión muy importante: ¿Dónde están las vacas?

Si se reflexiona serenamente sobre la cantidad de leche que se consume en España cada día, podremos comprender que estamos hablando de millones y millones de litros de leche. Para comprobarlo, tan solo debemos hacer un recorrido por los diversos supermercados, hipermercados y grandes almacenes en los cuales se ofrecen miles y miles de litros de leche para consumo humano.

Debemos añadir también los cientos o miles de litros de esta supuesta leche que no llegan a vender antes de la fecha de caducidad, por lo cual, se deben retirar de la venta.

Ante la magnitud de litros de leche que se envasan cada día, debemos seguir el camino de la investigación y buscar la fuente, o sea, las vacas.

Dado que para poder ofrecer a los ciudadanos millones de litros de leche cada día, deben existir, en consecuencia, millones de vacas, las cuales, de forma sufrida y generosa, cada día de su vida, se dejan ordeñar de forma sumisa para que se les extraigan esos millones de litros de leche que, después va a consumir la especie humana en España y no por los terneros, los destinatarios naturales.

Y aquí es donde empezamos a hacer cálculos sobre la cantidad de vacas que se requieren para producir cada día esos millones de litros de leche.

Y las cuentas no salen.

No hay en España el número suficiente de vacas, para abastecer a todas las empresas envasadoras de leche, la cantidad de litros que ponen a la venta cada día. Por lo tanto, siguiendo este hilo, surge la última cuestión: Si no existen vacas suficientes para llenar todos los envases que se venden como leche de vaca;… ¿qué contienen esos envases?

Los invito a esta reflexión y mediten sobre lo que realmente contienen los envases de leche.

Tome mejor fruta y zumos NATURALES.

En todas las religiones y culturas antiguas de nuestro planeta, las leyes tan solo autorizaban a los humanos a comer carne cuando había escasez de cosechas, lluvias torrenciales o fuerza mayor que impidiera comer frutas y verduras. En estos casos, se autorizaba a sacrificar a un animal, siempre precedido de un ritual sagrado, pidiendo a la divinidad que permitiera comer de ese animal para el sustento de la propia vida. De esto hace más de diez mil años; por lo cual, la “ciencia”, desconoce; aunque, esta misma ciencia “recomienda” que sigamos bebiendo leche cuando ya crecemos; tal vez porque no desean que nos hagamos mayores de verdad y podamos acceder a la verdadera historia de nuestros antepasados, y sigamos adorando a los romanos y a los griegos, como los únicos hacedores de nuestra cultura.

Ya lo dijo Arquímedes: Dame un punto de apoyo y moveré el mundo.

Ese punto de apoyo es LA VOLUNTAD DE SER Y DE SABER.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s